Saltar al contenido
ᐅ HielosMendez – Información digital que te dejara helado 🧊🥶

Los astrónomos podrían finalmente conocer la fuente de las ráfagas de radio rápidas

Sabemos mucho más sobre cómo funciona el universo hoy que hace unas pocas décadas, pero siempre habrá nuevos misterios por resolver. En los últimos años, los científicos se han preguntado sobre el acertijo de las ráfagas de radio rápidas (FRB). Estas balizas electromagnéticas de corta duración pueden eclipsar galaxias enteras y no hemos podido averiguar qué las causa. Un trío de nuevos estudios informan sobre un FRB dentro de nuestra propia galaxia. Debido a que este estaba mucho más cerca que las señales pasadas, los científicos pudieron rastrearlo hasta un tipo particular de estrella de neutrones conocida como magnetar.

A pesar de la inmensa cantidad de energía emitida durante un FRB, los científicos no supieron que existían hasta 2007. Fue entonces cuando un equipo descubrió el primer FRB escondido en datos adquiridos en 2001. Desde entonces, los astrónomos han detectado numerosos FRB en todo el cosmos. Sin embargo, este fenómeno parecía no repetirse hasta el descubrimiento de FRB 121102. Ahora creemos que esta fuente de radio opera en un ciclo de 157 días, lo que facilita su estudio.

Con los datos de FRB 121102, los magnetares se fusionaron como un candidato plausible. Como los púlsares, los magnetares son un subconjunto de estrellas de neutrones. No giran tan rápido como un púlsar, pero tienen un campo magnético increíblemente intenso. Aproximadamente un billón de veces más fuerte que el campo magnético de la Tierra, una magnetar puede interrumpir los orbitales de los electrones en las moléculas, esencialmente deteniendo la química en cualquier materia normal que se acerque demasiado.

cabeza de magnetares

Eso nos lleva a SGR 1935 + 2154, una magnetar a unos 30.000 años luz de distancia. Eso no está cerca de ninguna manera, pero todavía está dentro de la Vía Láctea. En abril, esta estrella muerta se despertó y comenzó a disparar fotones de alta energía, lo cual era normal. Sin embargo, dos instrumentos estaban buscando FRB al mismo tiempo, y eso es lo que encontraron exactamente cuando SGR 1935 + 2154 iluminó el cielo. Tanto el Experimento Canadiense de Mapeo de la Intensidad del Hidrógeno (CHIME) como el Estudio de Emisiones de Radio Astronómicas Transitorias 2 (STARE2) detectaron un FRB de este objeto.

Sin embargo, todavía no podemos llamar a esto resuelto. Como señalan los investigadores en los documentos, el FRB aparente de SGR 1935 + 2154 era solo un uno por ciento más poderoso que los FRB que hemos visto desde fuera de la galaxia. Es posible que solo magnetares muy jóvenes y enérgicos puedan producir explosiones visibles desde unas pocas galaxias de distancia. Quizás SGR 1935 + 2154 esté mostrando el mismo fenómeno a un nivel más bajo de potencia. Si el equipo puede demostrar que este objeto produjo FRB, podemos refinar nuestros modelos y, con suerte, marcar este como resuelto.